¡Hoy celebramos el Día de la Virgen de Chiquinquirá!

Hoy los zulianos se visten de fiesta para celebrar el Día de la Virgen de Chiquinquirá, conocida por ellos como “La Chinita”, cuya conmemoración ya cumple 307 años de historia y tradición, luego de que un 18 de noviembre de 1709 se diera el milagro de su aparición en la muy conocida Tablilla, exhibida en la actualidad en la Basílica de Maracaibo.

Diego Ricol - Chinita

Todos los feligreses se reúnen y acuden a su patrona llenos de devoción, entre alegrías y emoción, con el objeto de obtener de ella una guía, una madre, una luz y una protección mariana.

Cada 18 de noviembre, el Zulia y toda Venezuela festejan con música, aguinaldos, gaitas y bailes tradicionales, este religioso día. Las plazas y las calles, sobre todo las marabinas, se adornan de colores y de luces, y realizan ferias y actividades dedicadas a su homenajeada Chinita.

Diego Ricol - Virgen de Chiquinquirá

El inigualable cronista Reverendo Hermano Nectario María explica la historia de la aparición de la Virgen de Chiquinquirá en el libro Historia de Nuestra Señora de Chiquinquirá de Maracaibo, cuyo fragmento se cita a continuación:

“Un  martes 18 de noviembre de 1709, se encontraba  la señora María haciendo sus quehaceres  del trabajo que realizaba, como molendera de cacao cuando escuchó 3 veces los golpes que provenían del cuadro.

Temerosa, se dirigió hasta donde estaba la tablita y se asombró  al verla iluminada, para luego apreciar perfectamente la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Diego Ricol - Tablilla

La señora  no pudo evitar tanta emoción y corrió a la calle para gritar: ¡Milagro! ¡Milagro!

Los vecinos acudieron a la casa de la mujer y corroboraron la existencia de la sagrada imagen. Muchos certificaron el milagro pues habían visto la tabla, con apagados colores y confusos contornos”.

El cronista finaliza su historia comentando que María Cárdenas llevó su tablilla a su humilde hogar, la cual estaba ubicada en una calle que luego renombraron como El Milagro, y la usó para tapar la tinaja del agua de su casa.

¡Felicidades, Chinita!

Por Diego Ricol.

Artículos Relacionados